25 C
San Juan
miércoles, octubre 27, 2021

Se cae la operación con que Macri y Clarín apretaron a Gils Carbó: archivan denuncia por el edificio de la Procuración


El magistrado dispuso «hacer lugar y homologar la solicitud formulada» por parte de la fiscalía que pidió el «archivo» de la causa, según la resolución a la que tuvo acceso Télam. «En función de las circunstancias expuestas y del resultado de las medidas probatorias llevadas a cabo, la fiscalía interviniente concluyó que las maniobras denunciadas no habían sido corroboradas a raíz de la prueba producida», explicó Ercolini.

En el dictamen se argumentó además que «tampoco se vislumbran nuevas diligencias que puedan resultar de interés para profundizar la pesquisa sin incurrir en un dispendio jurisdiccional innecesario opuesto a los principios de economía procesal que deben ser observados».

La denuncia se abrió en abril de 2017 cuando la fiscalía de Saavedra, a cargo de José María Campagnoli, impulsó una acción penal en base a una noticia publicada en el sitio web del diario Clarín, sobre «supuestas irregularidades en la locación de un inmueble» en la avenida Corrientes al 1600 por parte de la Procuración General de la Nación en 2015.

La decisión de alquilar el edificio se tomó porque en ese momento iba a implementarse el modelo acusatorio y se necesitaba un lugar para el funcionamiento de procuradurías y fiscalías especializadas. Pero el 26 de febrero de 2016, la Sección Contrataciones de la PGN informó que en virtud «del diferimiento de la implementación del modelo acusatorio del CPPF, resultaba necesario “reconsiderar la razonabilidad de las locaciones de inmuebles que fueran impulsadas para su implementación”.

De esta manera, se consideró que a fin de evitar “erogaciones innecesarias” y en virtud de la “situación de restricción presupuestaria imperante”, correspondía rescindir unilateralmente el contrato de locación que se había suscripto con VBR Group S.A.

Tras la denuncia inicial, la investigación se amplió por una presentación de Elisa Carrió y Fernando Sánchez vinculada a otros dos convenios para adquisición o locación de inmuebles entre 2014 y 2015.

«Las alegaciones formuladas por los denunciantes, sin que, por lo pronto, se avizoren nuevas medidas que permitan esclarecer los aspectos fácticos que no han podido ser verificados a raíz de lo actuado en el legajo», concluyó la resolución judicial.

LOS MOVIMIENTOS DE CLARÍN Y MACRI CONTRA GILS CARBÓ
La denuncia sin sustentos que publicó el diario no fue el único movimiento contra la entonces procuradora General de la Nación. En octubre de 2017, Clarín reveló, bajo el editorial “Último reducto kirchnerista en la Justicia”, el número del celular de la hija de la jefa de los fiscales, una clara vulneración a su privacidad.

Acto seguido, el juez Julián Ercolini y el fiscal Eduardo Taiano procesaron a Gils Carbó por supuesta administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública» por la operatoria con ese inmueble. No casualmente, la determinación se dio poco tiempo después que Mauricio Macri intentara hacer que la funcionaria deje su cargo y le encomendara la tarea al ministro de Justicia Germán Garavano, quien intentó persuadir a la procuradora de renunciar, sin éxito.

En junio pasado, Gils Carbó también fue enviada a juicio por el juez Ercolini en una causa por irregularidades en la compra de un edificio en la calle Perón, para la Procuración. La ex Procuradora ya denunció ante la justicia una persecución en su contra encabezada por Mauricio Macri, al declarar como testigo en una de las causas en la que se investiga una mesa judicial que habría presionado a jueces y fiscales.


etiquetas
  • Alejandra Gils Carbó
  • Elisa Carrió
  • Mauricio Macri




Fuente:politicargentina.com

spot_img

Se cae la operación con que Macri y Clarín apretaron a Gils Carbó: archivan denuncia por el edificio de la Procuración


El magistrado dispuso «hacer lugar y homologar la solicitud formulada» por parte de la fiscalía que pidió el «archivo» de la causa, según la resolución a la que tuvo acceso Télam. «En función de las circunstancias expuestas y del resultado de las medidas probatorias llevadas a cabo, la fiscalía interviniente concluyó que las maniobras denunciadas no habían sido corroboradas a raíz de la prueba producida», explicó Ercolini.

En el dictamen se argumentó además que «tampoco se vislumbran nuevas diligencias que puedan resultar de interés para profundizar la pesquisa sin incurrir en un dispendio jurisdiccional innecesario opuesto a los principios de economía procesal que deben ser observados».

La denuncia se abrió en abril de 2017 cuando la fiscalía de Saavedra, a cargo de José María Campagnoli, impulsó una acción penal en base a una noticia publicada en el sitio web del diario Clarín, sobre «supuestas irregularidades en la locación de un inmueble» en la avenida Corrientes al 1600 por parte de la Procuración General de la Nación en 2015.

La decisión de alquilar el edificio se tomó porque en ese momento iba a implementarse el modelo acusatorio y se necesitaba un lugar para el funcionamiento de procuradurías y fiscalías especializadas. Pero el 26 de febrero de 2016, la Sección Contrataciones de la PGN informó que en virtud «del diferimiento de la implementación del modelo acusatorio del CPPF, resultaba necesario “reconsiderar la razonabilidad de las locaciones de inmuebles que fueran impulsadas para su implementación”.

De esta manera, se consideró que a fin de evitar “erogaciones innecesarias” y en virtud de la “situación de restricción presupuestaria imperante”, correspondía rescindir unilateralmente el contrato de locación que se había suscripto con VBR Group S.A.

Tras la denuncia inicial, la investigación se amplió por una presentación de Elisa Carrió y Fernando Sánchez vinculada a otros dos convenios para adquisición o locación de inmuebles entre 2014 y 2015.

«Las alegaciones formuladas por los denunciantes, sin que, por lo pronto, se avizoren nuevas medidas que permitan esclarecer los aspectos fácticos que no han podido ser verificados a raíz de lo actuado en el legajo», concluyó la resolución judicial.

LOS MOVIMIENTOS DE CLARÍN Y MACRI CONTRA GILS CARBÓ
La denuncia sin sustentos que publicó el diario no fue el único movimiento contra la entonces procuradora General de la Nación. En octubre de 2017, Clarín reveló, bajo el editorial “Último reducto kirchnerista en la Justicia”, el número del celular de la hija de la jefa de los fiscales, una clara vulneración a su privacidad.

Acto seguido, el juez Julián Ercolini y el fiscal Eduardo Taiano procesaron a Gils Carbó por supuesta administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública» por la operatoria con ese inmueble. No casualmente, la determinación se dio poco tiempo después que Mauricio Macri intentara hacer que la funcionaria deje su cargo y le encomendara la tarea al ministro de Justicia Germán Garavano, quien intentó persuadir a la procuradora de renunciar, sin éxito.

En junio pasado, Gils Carbó también fue enviada a juicio por el juez Ercolini en una causa por irregularidades en la compra de un edificio en la calle Perón, para la Procuración. La ex Procuradora ya denunció ante la justicia una persecución en su contra encabezada por Mauricio Macri, al declarar como testigo en una de las causas en la que se investiga una mesa judicial que habría presionado a jueces y fiscales.


etiquetas
  • Alejandra Gils Carbó
  • Elisa Carrió
  • Mauricio Macri




Fuente:politicargentina.com

spot_img