31.7 C
San Juan
jueves, enero 20, 2022

Alberto Fernández cierra la cumbre de la Celac y Argentina la presidirá en un momento central para la región


El organismo de integracional regional reúne a los 33 países del continente, menos Canadá y Estados Unidos, este último siempre volcado hacia la cuestionable OEA. El contexto actual ubica a la Celac en un momento bisagra para la recomposición de las fuerzas populares de la región, en algunos casos ya gobernando y en otros con aspiraciones de recuperar esa posición.

Así, la Celac que presidirá este año Argentina con Fernández al frente parece configurarse como el ámbito donde para integrar y motorizar políticas que atraviesen los intereses de esas administraciones del campo popular regional, reivindicaciones e intereses que están fuera del radar y la agenda de la OEA de Luis Almagro, colaboracionista del golpe de Estado en Bolivia. 

La Sesión Plenaria de la XXII Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Celac comenzó a las 10, en el Salón Libertador del Palacio San Martín, luego de tomar la foto oficial en el Patio de Honor. El canciller de México, Marcelo Ebrard, hizo un balance de gestión 2020-2021 y se puso a consideración la candidatura de Argentina a la presidencia pro témpore 2022.

El canciller Santiago Cafiero afirmó que «el proceso de integración de una región en paz se mantiene más allá de de la pandemia de coronavirus», al encabezar la apertura de la cumbre en el palacio San Martín.

Además expresó que “es un gran honor y un orgullo” que Argentina ejerza la presidencia pro témpore de la Celac y aseguró que el objetivo es «la búsqueda de consensos».

Cafiero agradeció el apoyo de México y aclaró que «la Celac no está para competir contra nadie». Al mismo tiempo, remarcó los 15 puntos del programa que el Gobierno pretenden llevar a cabo para la presidencia Pro-témpore durante el año 2022.

Entre ellos, propone avanzar en una política sanitaria y de desarrollo post pandemia, incorporar una agenda contra la corrupción y de defensa de los derechos de las mujeres. También busca liderar un proceso de articulación política y mediación en los principales conflictos en la región, entre los cuales están los casos de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

«Somos parte de una historia, donde muchos líderes de América Latina y el Caribe vienen dejando testimonio tras testimonio de que estamos profundamente orgullosos de nuestra cultura de encuentro, de nuestra cultura de paz», afirmó Cafiero.

La Celac fue creada en 2010, incluye a los 33 países de América Latina y el Caribe, y busca construir un espacio de intercambio político, económico, social y cultural que haga equilibrio entre la unidad y la diversidad de los más de 600 millones de habitantes de la región.

Pese al esfuerzo de los pocos dirigentes de la oposición que se expresaron pero sí de los editorialistas mediáticos, la idea de la Argentina no es ejercer fuerzas contrarias a la agenda de los Estados Unidos a través de la Celac, sino lograr la articulación entre esa agenda y la de los gobiernos populares. 

De hecho, el canciller mexicano Ebrard hizo escala en Santiago de Chile cuando se dirigía a Buenos Aires y mantuvo un encuentro con el presidente electo Gabriel Boric.

Ebrard y Felipe Solá -tarea que continuó Cafiero- planificaron la conducción de Argentina en la CELAC. El mexicano podría ser el candidato a la presidencia de su país y mantiene un más que buen vínculo con el Departamento de Estado bajo la gestión de Joe Biden.

Esta hipótesis, mientras transcurren las negociaciones con el FMI, la dejó en claro ayer la portavoz Gabriela Cerruti. «Las relaciones de Argentina con Estados Unidos son excelentes. Sería importante que todos los países del mundo entiendan que fortalecer una región, fortalece a todos. Esto privilegia las relaciones latinoamericanas en un momento muy particular para la región».





Fuente:politicargentina.com

spot_img

Alberto Fernández cierra la cumbre de la Celac y Argentina la presidirá en un momento central para la región


El organismo de integracional regional reúne a los 33 países del continente, menos Canadá y Estados Unidos, este último siempre volcado hacia la cuestionable OEA. El contexto actual ubica a la Celac en un momento bisagra para la recomposición de las fuerzas populares de la región, en algunos casos ya gobernando y en otros con aspiraciones de recuperar esa posición.

Así, la Celac que presidirá este año Argentina con Fernández al frente parece configurarse como el ámbito donde para integrar y motorizar políticas que atraviesen los intereses de esas administraciones del campo popular regional, reivindicaciones e intereses que están fuera del radar y la agenda de la OEA de Luis Almagro, colaboracionista del golpe de Estado en Bolivia. 

La Sesión Plenaria de la XXII Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Celac comenzó a las 10, en el Salón Libertador del Palacio San Martín, luego de tomar la foto oficial en el Patio de Honor. El canciller de México, Marcelo Ebrard, hizo un balance de gestión 2020-2021 y se puso a consideración la candidatura de Argentina a la presidencia pro témpore 2022.

El canciller Santiago Cafiero afirmó que «el proceso de integración de una región en paz se mantiene más allá de de la pandemia de coronavirus», al encabezar la apertura de la cumbre en el palacio San Martín.

Además expresó que “es un gran honor y un orgullo” que Argentina ejerza la presidencia pro témpore de la Celac y aseguró que el objetivo es «la búsqueda de consensos».

Cafiero agradeció el apoyo de México y aclaró que «la Celac no está para competir contra nadie». Al mismo tiempo, remarcó los 15 puntos del programa que el Gobierno pretenden llevar a cabo para la presidencia Pro-témpore durante el año 2022.

Entre ellos, propone avanzar en una política sanitaria y de desarrollo post pandemia, incorporar una agenda contra la corrupción y de defensa de los derechos de las mujeres. También busca liderar un proceso de articulación política y mediación en los principales conflictos en la región, entre los cuales están los casos de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

«Somos parte de una historia, donde muchos líderes de América Latina y el Caribe vienen dejando testimonio tras testimonio de que estamos profundamente orgullosos de nuestra cultura de encuentro, de nuestra cultura de paz», afirmó Cafiero.

La Celac fue creada en 2010, incluye a los 33 países de América Latina y el Caribe, y busca construir un espacio de intercambio político, económico, social y cultural que haga equilibrio entre la unidad y la diversidad de los más de 600 millones de habitantes de la región.

Pese al esfuerzo de los pocos dirigentes de la oposición que se expresaron pero sí de los editorialistas mediáticos, la idea de la Argentina no es ejercer fuerzas contrarias a la agenda de los Estados Unidos a través de la Celac, sino lograr la articulación entre esa agenda y la de los gobiernos populares. 

De hecho, el canciller mexicano Ebrard hizo escala en Santiago de Chile cuando se dirigía a Buenos Aires y mantuvo un encuentro con el presidente electo Gabriel Boric.

Ebrard y Felipe Solá -tarea que continuó Cafiero- planificaron la conducción de Argentina en la CELAC. El mexicano podría ser el candidato a la presidencia de su país y mantiene un más que buen vínculo con el Departamento de Estado bajo la gestión de Joe Biden.

Esta hipótesis, mientras transcurren las negociaciones con el FMI, la dejó en claro ayer la portavoz Gabriela Cerruti. «Las relaciones de Argentina con Estados Unidos son excelentes. Sería importante que todos los países del mundo entiendan que fortalecer una región, fortalece a todos. Esto privilegia las relaciones latinoamericanas en un momento muy particular para la región».





Fuente:politicargentina.com

spot_img