7.4 C
San Juan
martes, agosto 11, 2020
Inicio Mundo El asesinato que enfrentó a Portugal con el racismo

El asesinato que enfrentó a Portugal con el racismo

El asesinato que enfrentó a Portugal con el racismo

La muerte de un actor negro a plena luz del día en una concurrida calle de Lisboa sacude a la sociedad lusa

Manifestación a favor de la justicia y la igualdad en EE UU, celebrada en Lisboa, el 9 de junio.
Manifestación a favor de la justicia y la igualdad en EE UU, celebrada en Lisboa, el 9 de junio.MANUEL DE ALMEIDA / EFE

El actor Bruno Candé Marques, de 39 años, había derrotado a la muerte en una larguísima partida por la que estuvo en coma varios meses tras sufrir un accidente en bicicleta. El sábado pasado volvió a encontrársela en una populosa calle de Moscavide, un barrio a las afueras de Lisboa, cuando un jubilado de 76 años se le acercó y lo mató de tres disparos a bocajarro.

El murmullo empezó a crecer en el país a medida que se fueron conociendo más detalles. Bruno era negro; su victimario, blanco. Una discusión tres días antes por la perra labradora que acompañaba al actor en su convalecencia había desencadenado la tragedia.

Pero había un agravante que le daba una dimensión completamente distinta a un crimen que de otra manera quizá no habría ido más allá de las páginas de sucesos: el asesino había amenazado de muerte a la víctima y proferido insultos racistas que repitió el día del crimen, según la familia de Bruno y testigos del homicidio.

La policía aseguró el lunes pasado que, de acuerdo con la investigación, no se trata de un delito de odio, pero la caja de los truenos ya está abierta. Portugal ha quedado de frente ante uno de sus mayores tabúes, el debate sobre el racismo. El lamentable asesinato se ha sumado a otra serie de acontecimientos que tendrían a cualquier otro país con una historia colonial como la de Portugal en vilo.

Al tiempo que moría el actor, en el otro extremo de la ciudad un grupúsculo fascista celebraba una concentración, convocada días antes, junto al

La historia la cuenta el columnista del diario Público Rui Tavares. El actor, nacido en Portugal y de familia oriunda de Guinea Bissau, se había criado en Chelas, una de las zonas más desfavorecidas de la capital del país. La actriz Mónica Calle había mudado su compañía de teatro a este barrio desde el centro de la ciudad para desarrollar un programa con personas excluidas, en el que participaba un vecino de Bruno que lo animó a unirse. Allí comenzó su carrera. La misma compañía, Casa Conveniente, estaba preparando un espectáculo para estrenar el próximo año como homenaje a la recuperación del actor, padre de tres hijos.

VER
El presidente bielorruso, uno de los principales negacionistas del virus, asegura que estuvo infectado

Fuentes policiales han dicho a medios portugueses que la víctima tenía antecedentes delictivos, lo que ha servido para que ciertos sectores justifiquen el asesinato. La discusión en redes sociales está conmocionando a la sociedad y alcanzando altas temperaturas.

“La discriminación tiene ahora un megáfono institucional con el partido Chega”, afirma Mamadou Ba, un traductor de 46 años miembro de SOS Racismo, en referencia a la formación ultra que obtuvo un escaño en las parlamentarias del año pasado y que dio fin así a la excepcionalidad portuguesa, hasta entonces el único país de la Unión Europea sin diputados de extrema derecha.

“La elección de

“Te diría algo, pero ya no se puede porque ahora todo es racismo”, comentaba el domingo cerca del lugar del crimen un vecino de la zona. “Ese hombre se la pasaba insultando al viejo. Hay que respetar, mi padre también estuvo en la guerra y los gitanos le roban todo el tiempo en su casa. ¿A las personas mayores quién las defiende? ¿Me vas a decir que quejarse de esto también es racismo?”, agregaba este residente.

VER
Jair Bolsonaro no revierte el positivo de coronavirus y extiende su silencio político

Ese día no se hablaba de otra cosa en las calles del barrio. “No interesa lo que le haya dicho, no tenía derecho a matarlo”, se lamentaba una vecina. “Para mí eso fue racismo, no hay otra palabra”, sentenciaba otro.

“El racismo en Portugal es un tabú. En verdad, preferiría usar la palabra ‘negación”, señala el profesor Miguel Vale de Almeida, del Instituto Universitario de Lisboa. “A partir de los años cincuenta la dictadura creó la teoría ‘luso-tropicalista’, inspirada en el trabajo del sociólogo brasileño Gilberto Freyre. Promovió la idea de que el colonialismo portugués era diferente, no-racista y creador de una comunidad nacional diversa. Esta idea nunca fue verdaderamente desmontada durante la democracia”, explica.

Silvia Maeso, investigadora del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coimbra, coincide con Vale de Almeida. “La formación del Estado nacional, no solo en Portugal, sino en gran parte de Europa, está vinculada al colonialismo y la esclavitud”, explica y añade: “Ha habido apenas un reconocimiento a medias de esta realidad. Pero es una cosa que cada vez se discute más en los últimos años, en parte por la creciente movilización de las organizaciones antirracistas”.

Aunque la repercusión en Portugal de la ola de protestas por

“La democracia portuguesa no sabe lidiar con esto porque ella misma cree en la narrativa de que este no es un país racista”, ahonda el profesor Vale de Almeida. “Todavía no hemos salido de la negación. [La escritora y experta en racismo] Grada Kilomba habla del proceso que va de la negación a la culpa, después a la vergüenza y finalmente a la reparación, en las cuestiones de racismo”.

Los contradictorios datos de la discriminación

Las cifras sobre discriminación racial en el país vecino son complejas. El 23% de los consultados en Portugal para un estudio de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE —publicado el año pasado con datos de 2016— declaró haber sido víctima de alguna agresión racista en los últimos cinco años.

Se trata de una cifra relativamente baja si se compara con las de Finlandia (63%, el porcentaje más alto), Luxemburgo (52%), Irlanda (51%) o Alemania (48%); España no fue incluida en la investigación. El 19% de los interrogados en Portugal dijo haber sido interpelado por la policía en la calle a lo largo del lustro anterior (de estos, el 7% vio en ello un motivo racial); en Austria, en cabeza del listado, el total fue del 66% (el 37% con perfil racista).

VER
El Tribunal Electoral de Bolivia aplaza las elecciones presidenciales hasta el 18 de octubre

Pero no todos son buenos datos. El European Social Survey (ESS) del año pasado, un estudio independiente anual que intenta bosquejar las actitudes, creencias y comportamientos de varios países en Europa, arrojó resultados inquietantes para el caso portugués. Casi dos tercios de los consultados (62%) respondieron afirmativamente a alguna de las siguientes preguntas: ¿Hay grupos étnicos o raciales por naturaleza más inteligentes? ¿Los hay más trabajadores? ¿Hay culturas por naturaleza más avanzadas que otras?

Para 2016, según el mismo documento, la tasa de empleo de los afrodescendientes en Portugal era la más alta entre la docena de países estudiados: 76%, casi el doble que el último de la lista, Dinamarca, con el 41%.

Pocos países en Europa pueden preciarse además de que su primer ministro tenga raíces en una de las antiguas colonias, como es el caso del socialista António Costa, cuyo padre nació en Goa (India).

Fuente:feeds.elpais.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí