25.1 C
San Juan
viernes, octubre 30, 2020
Inicio Mundo Johnson amaga con renunciar a un acuerdo del Brexit, pero no...

Johnson amaga con renunciar a un acuerdo del Brexit, pero no rompe las negociaciones con la UE

Johnson amaga con renunciar a un acuerdo del Brexit, pero no rompe las negociaciones con la UE

El primer ministro británico exige a Bruselas que cambie de estrategia y ofrezca cesiones al Reino Unido

Boris Johnson ha vuelto a hacerlo. El primer ministro británico ha amenazado este viernes a la UE con renunciar a cualquier acuerdo futuro de libre comercio y comenzar a preparar al Reino Unido para una relación “a la australiana” con Bruselas. Es decir, bajo las reglas básicas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), como cualquier tercer país. Un Brexit sin acuerdo. Pero de nuevo ha vuelto a medir sus palabras para no romper todos sus puentes con Bruselas, donde en estos momentos se celebra un Consejo Europeo en el que precisamente se trata el Brexit, entre otros asuntos.

El pasado 7 de septiembre, Boris anunció una especie de ultimátum. Iba a esperar a comprobar el tono y las conclusiones del Consejo Europeo de este jueves y viernes, para anunciar si el Reino Unido se levanta definitivamente de la mesa e iniciaba los preparativos para un Brexit a las bravas a partir del próximo 1 de enero, cuando habrá finalizado el periodo de transición. “A no ser que veamos un cambio fundamental de planteamiento [por parte de la UE], vamos a elegir la solución australiana”, ha dicho Johnson, quien se ha resistido, sin embargo, a afirmar claramente que su anuncio era una ruptura completa de las negociaciones. “Lo que les estamos diciendo es, 'venid hacia aquí, aproximaos hacia nuestra postura, pero solo si realmente tenéis un cambio de planteamiento”, ha dicho.

Los republicanos piden el voto a Trump para salvar a Estados Unidos del “socialismo” de Biden
VER

El tono empleado por Johnson, quien ha señalado más claramente que en otras ocasiones que la responsabilidad de un futuro fracaso sería en exclusiva de la UE -"quieren seguir controlando nuestra libertad para legislar y nuestras reservas de pesca de un modo completamente inaceptable para un país independiente"-, sugiere que el primer ministro está de nuevo dispuesto a forzar una crisis, en un último intento por lograr que la balanza de las negociaciones se incline del lado británico.

Siete hombres que migraban hacia Italia aparecen muertos en un contenedor en Paraguay
VER

Como ya hizo el 7 de septiembre, Johnson ha indicado a los ciudadanos y empresarios británicos que deben prepararse para una nueva relación con la UE a partir del 1 de enero, y ha intentado transmitir un optimismo que, en la crisis actual provocada por la covid-19, ya no suena del mismo modo para los receptores de su mensaje. La libra ha caído duramente respecto al euro minutos después de que el primer ministro compareciera ante las cámaras. “Dado que han sido ellos los se han negado a negociar seriamente durante los últimos meses, y que el Consejo parece haber descartado explícitamente acordar un acuerdo a la canadiense [la pretensión inicial de Johnson, para eliminar cuotas y aranceles con la UE], he llegado a la conclusión de que debemos prepararnos para ir el 1 de enero hacia una situación sometida a los simples principios básicos del libre comercio internacional”, ha dicho.

El Consejo Europeo exigió el jueves a Johnson que diera él los pasos necesarios para asegurar que el Reino Unido no sería en el futuro un competidor desleal con la UE, y puso bajo la responsabilidad de Johnson la necesidad de realizar “los movimientos necesarios para hacer posible el acuerdo”. El negociador británico, David Frost, quien había sugerido al primer ministro que mantuviera vivas las negociaciones al menos dos semanas más, fue el primero en expresar, a través de su cuenta en Twitter, una “decepción” que Johnson ha repetido en su intervención televisiva de este viernes.

Edad y sobrepeso, los dos factores de riesgo de Trump ante la covid
VER

Sin embargo, el clima de los últimos días en Londres era de relativo optimismo. Las negociaciones entre las dos partes, decían los que tenían información al respecto, habían avanzado considerablemente, y solo dos puntos, los relativos a las cuotas de pesca y a las ayudas públicas a empresas, permanecían como escollos. Y en el segundo caso, la propuesta de establecer un campo común de reglas de juego que permitiera a Londres escapar de la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia parecía esta cobrando vuelo.

La emigración puede tener en sus manos el futuro político de Bolivia
VER

Por eso las primeras conclusiones, después de la esperada intervención de Johnson, apuntan hacia dos direcciones. Bien se trata de un desafío final a la espera de cualquier mínima cesión que permita a Johnson aparecer victorioso, bien es la indicación del primer ministro de que el Brexit sin acuerdo es ya una realidad inevitable, y de lo que se trata ahora es de negociar los “aspectos técnicos” necesarios para evitar que el 1 de enero se solape un desastre económico y logístico sobre la crisis actual.

Fuente:feeds.elpais.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí