33.7 C
San Juan
miércoles, enero 20, 2021
Inicio Mundo AMLO debería de ofrecer garantías a los periodistas mexicanos antes que darle...

AMLO debería de ofrecer garantías a los periodistas mexicanos antes que darle asilo a Assange


Es una actitud más nacionalista que paradójicamente reservó hasta los últimos días de Trump, uno de los mayores voceros del sentimiento antimexicano en Estados Unidos y a quien siempre calificó de respetuoso. Pero con Biden además tiene un aire gélido. Esta nueva postura le habla a una base de la izquierda tradicional mexicana, según me dijo el experto en asuntos internacionales Mauricio Meschoulam. Ellos aplaudieron la declaración de AMLO sobre Assange y defendieron su tardío reconocimiento a Biden.

El ofrecimiento del presidente mexicano a Assange hace pensar en la expresión que usamos con frecuencia en México: “candil de la calle, oscuridad de su casa”. Artículo 19, una ong dedicada a proteger la libertad de expresión en el mundo y que ha colaborado en los esfuerzos para que no se extradite a Assange a Estados Unidos, emitió un comunicado celebrando la decisión de la jueza británica. Pero Leopoldo Maldonado, su director regional para México y Centroamérica, piensa que el gobierno mexicano tiene que resolver muchos problemas internos antes de ofrecerle asilo a Assange.

Y es que en mi país, la libertad de prensa tiene muchos obstáculos. Gracias a la denuncia de los defensores de la libertad de prensa, sabemos que durante el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto varias dependencias compraron un programa israelí para intervenir los celulares de periodistas y defensores de derechos humanos. A pesar de las promesas de AMLO de castigar a los culpables, el caso sigue en el limbo y no queda claro si el gobierno sigue utilizando esa tecnología. A mediados de 2019, cuando López Obrador ya era presidente, otros ciudadanos mexicanos fueron infectados por el mismo sistema.

Tampoco es trivial que el problema de la agresión a los periodistas siga empeorando. Solo en 2020 murieron nueve trabajadores de la prensa. Fue el peor año en esta terrible historia. En su afán por recortar los gastos gubernamentales, López Obrador desapareció el fideicomiso que garantizaba un sistema de protección a periodistas y defensores de los derechos humanos. Y no solo eso: en vez de servir como garante de la libertad de expresión, en sus conferencias diarias sigue demonizando a medios y periodistas, nacionales e internacionales.

Además, para complicar las cosas, AMLO anunció el jueves 7 de enero que se iba a revisar la existencia de los llamados organismos autónomos en México, instituciones creadas para hacer un contrapeso del poder ejecutivo, como el Instituto Nacional de Transparencia, que desempeña un papel fundamental en el acceso a la información de los periodistas y ciudadanos en general.

Si López Obrador quisiera realmente atender temas significativos de libertad de expresión y acoso a los periodistas, no tendría que ir muy lejos: allí está pendiente el caso de Lydia Cacho, la periodista mexicana que ha sido torturada y amenazada de muerte varias veces luego de la publicación de su libro Los demonios del edén, sobre explotación infantil.

En enero de 2019, el subsecretario de Derechos Humanos del gobierno de López Obrador pidió perdón por las omisiones del Estado mexicano en relación al caso de Cacho. Fue un acto sin precedentes. Pero el perdón es insuficiente si se repiten los hechos y no se hace justicia. Los principales responsables del secuestro y tortura de Cacho siguen libres y a mediados de 2020 la periodista tuvo que abandonar México, luego de ser amenazada una vez más.



Fuente:nytimes.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Cerrar