32.7 C
San Juan
viernes, enero 15, 2021
Inicio Mundo Cristianos evangélicos blancos y extremismo pro-Trump

Cristianos evangélicos blancos y extremismo pro-Trump


Otros simpatizantes del presidente llevan meses sembrando dudas entre los cristianos sobre un fraude. Estas creencias falsas han forjado conexiones aún más fuertes entre los evangélicos blancos y figuras conservadoras.

Un grupo llamado Marcha de Jericó, que ha encabezado una serie de manifestaciones a favor de la “integridad electoral”, realizó cinco días de eventos en Washington que culminaron el miércoles. El mes pasado, el grupo, que incluía oradores como Metaxas y Michael T. Flynn, exasesor de seguridad nacional de Trump, marchó alrededor del Capitolio siete veces, modelando su protesta en una batalla bíblica en la que los israelitas marcharon alrededor de la ciudad de Jericó hasta que sus muros se derrumbaron, dejando que sus ejércitos tomasen la ciudad.

A principios de esta semana, cuando Enrique Tarrio, el líder de los Proud Boys, fue arrestado en Washington bajo sospecha de quemar una pancarta de Black Lives Matter arrancada de una histórica iglesia negra, sus partidarios recaudaron más de 100.000 dólares para su defensa legal en una plataforma de recaudación de fondos cristiana llamada GiveSendGo.

“Mucha gente no está de acuerdo con que GiveSendGo permita campañas para personas o causas con las que ellos personalmente no están de acuerdo, al igual que la gente no está de acuerdo con la forma en que Jesús mostró amor a los ‘pecadores de la sociedad’”, dijo el cofundador de la plataforma, Jacob Wells. “Elegimos no tomar partido en absoluto y eso hace que muchos de los dos lados nos odien”.

Desde los disturbios, muchos de los simpatizantes de esta causa afirmaron que estaban enfurecidos por la remoción de Trump y otros de redes sociales como Twitter, y la desactivación del recién llegado sitio conservador de redes sociales Parler. Lo ven como parte de una conspiración más grande para silenciar al cristianismo. Están en la búsqueda de la manera para garantizar que sus voces sean escuchadas.

Adam Phillips, un contratista de 44 años de Robbinsville, Carolina del Norte, tenía trabajo y no pudo ir a Washington el 6 de enero —“El Señor no lo consideró apropiado”, comentó— pero sí asistió a dos manifestaciones desde noviembre, la marcha “Detengan el robo” y la marcha MAGA del millón.

“Desde hace tiempo es evidente que los cristianos están bajo la represión y el escrutinio de todos”, dijo. “Todas las cosas sobre las que se fundó el país están bajo ataque, están tratando de eliminar el nombre de Dios de todo, en especial el nombre de Jesús”.

Elizabeth Dias reportó desde Washington y Ruth Graham desde Warner, Nueva Hampshire.

Elizabeth Dias cubre fe y política desde Washington. Antes cubrió temas similares para la revista Time. @elizabethjdias

Ruth Graham es una corresponsal nacional que cubre la religión, la fe y los valores. Anteriormente reportó sobre religión para Slate. @publicroad



Fuente:nytimes.com/

Cerrar