32.7 C
San Juan
viernes, enero 15, 2021
Inicio Economía Jake Angeli, el seguidor de Trump vestido con cuernos que es un...

Jake Angeli, el seguidor de Trump vestido con cuernos que es un emblema del asalto al Capitolio


Jake Angeli es activista de QAnon, un movimiento que sostiene la existencia de una sociedad secreta del poder

La cara pintada, un gorro con piel y cuernos de búfalo, el torso desnudo y con una bandera de Estados Unidos: este joven disfrazado con elementos de la cultura sioux y tatuajes celtas se convirtió en un emblema de los disturbios de ayer en el Congreso y expone una de las teorías conspirativas más divulgadas entre la ultraderecha que respalda a Donald Trump.

El nombre de este activista es Jake Angeli, aunque es mejor conocido como Q-Shaman por los seguidores de QAnon, un movimiento que sostiene la existencia de una sociedad secreta del poder que involucra a dirigentes del Partido Demócrata, multimillonarios como George Soros y Bill Gates, y algunos actores de Hollywood, que participan de una red internacional de satanismo y pedofilia.

El joven, que los medios de comunicación estadounidenses lo trazan como aspirante a actor y música, es oriundo de Arizona y desde 2019 suele instalarse frente a la sede gubernamental del estado para agitar varias ideas de esta teoría conspirativa que nació de un foro de Internet y que ubica a Trump como la persona que intenta sacar a la luz este complot.

En una entrevista con el diario Arizona Times, señaló que usa el gorro de piel, se pinta la cara y camina sin camisa como una forma de captar la atención de la gente a la hora de difundir su mensaje sobre el QAnon.

En febrero del año pasado, Angeli fue visto entre la multitud en un acto del mandatario saliente en Phoenix con un cartel que decía «Q me envió» y se encargó de divulgar las ideas de la teoría conspirativa.

«La bola de nieve está rodando y sólo se está haciendo más grande. Ahora somos la corriente principal”, dijo el joven en ese momento, citado por el diario The Arizona Republic.

Participó además de manifestaciones para exigir la reapertura de las empresas de Arizona cerradas por el Gobierno local como restricción para evitar la propagación del coronavirus.

También fue visto en protestas para impugnar los resultados de las elecciones presidenciales de noviembre pasado, en donde el demócrata Joe Biden triunfó en el estado por menos del 0,3% de los votos.

Con su torso plagado de tatuajes de inspiración vikinga, como el martillo Mjolnir del dios Thor y un árbol de la vida, este activista acaparó ayer todas las miradas y llegó a sentarse incluso en el recinto del Capitolio en Washington DC en el que se realizaba la sesión conjunta de las dos Cámaras para certificar la victoria de Biden.

Consultado sobre cómo llegó a ser un creyente del movimiento QAnon, afirmó que descubrió muchas de las teorías que sostiene a través de su propia investigación en Internet.

«En cierto momento, todo encajó de alguna manera”, dijo y afirmó que el QAnon validó todas las creencias que tenía previamente.

QAnon, un movimiento conspiranoico

QAnon es un movimiento de ultraderecha que defiende teorías conspirativas que van desde que el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, salvará al mundo de una red de pedófilos satanistas hasta que las vacunas enferman y se usan para controlar a las masas.

Sus seguidores creen que hay un llamado estado profundo que controla Estados Unidos y el resto del mundo, y que es una entidad compuesta por una élite de criminales pedófilos dirigidos por políticos como el expresidente Barack Obama y el matrimonio del exmandatario Bill Clinton y la excandidata presidencial Hillary Clinton, e integrado por estrellas de Hollywood como Tom Hanks, Oprah Winfrey y Lady Gaga.

La estrafalaria teoría logró capturar a millones de personas no solo en Estados Unidos sino también en otros países del mundo, unificando bajo un mismo paraguas a un variado grupo de antivacunas, antisemitas y supremacista blancos, entre otros.

La primera aparición de Q, como se conoce al movimiento, fue en octubre de 2017 en 4chat, un foro anónimo en el que su fundador dijo ser un empleado del Gobierno federal con acceso a información clasificada.

Q -letra que hace referencia al ingreso de seguridad requerido para acceder a información clasificada de seguridad nacional en el Departamento de Energía- dijo que Hillary Clinton sería detenida y en un tono críptico dio detalles sobre el día y la hora de un supuesto arresto que nunca ocurrió.

Ese mensaje seguido por unas preguntas misteriosas en tono de telegrama dio origen a videos de Youtube y foros de debate en otras redes sociales y atrajo a millones de personas a interpretar sin fundamentos desde el color de la corbata de Trump hasta los correos electrónicos filtrados del Partido Demócrata durante el tramo final de la campaña presidencial de 2016.

El movimiento se convirtió en un problema para Twitter y Facebook, que desde el año pasado controlan sus mensajes y han eliminado cientos de cuentas con el argumento de que sus mensajes pueden conducir a la violencia.

Algunos medios de comunicación describen a QAnon como una rama de otra teoría de conspiración: el Pizzagate.

El Pizzagate apareció en 2016 a raíz de la filtración de unos correos electrónicos de John Podesta, jefe de campaña de Clinton, que fueron analizados por usuarios anónimos en foros de internet, que concluyeron que los pedidos de pizza de queso que el político hacía a un restaurante de Washington eran códigos para hablar de pornografía infantil.

Sin presentar ninguna prueba, QAnon empezó a tejer una teoría que sostiene que en el sótano de la pizzería Comet Ping Pong se regenteaba un prostíbulo infantil que era visitado por ricos y poderosos.

Además interpretaron que el clip de la canción «Yummi», de Justin Bieber, haría referencia a ese lugar y a un supuesto abuso que el cantante sufrió a manos de esa presunta red de trata.

Cuando Trump fue consultado acerca de su opinión sobre QAnon y su teoría de que él era el “salvador”, dijo que no sabía nada sobre ellos, aunque luego elogió su labor contra la pedofilia y se negó a decir que la teoría conspirativa era falsa.

Y antes, en 2017, dio tela que cortar a los amantes de los mensajes cifrados cuando en un acto con militares dijo que ese momento era «la calma antes de la tormenta», otra de las frases centrales de la película Tormenta Blanca que suele citar este grupo conspiranoico.

Cuando un fotógrafo le preguntó a Trump a que se refería, él solo dijo: «Ya verán».

La tormenta de la que hablaba Trump fue interpretada como el día en que llegarán las detenciones masivas y los seguidores de QAnon creen que ese día será «el gran despertar», cuando todos nos daremos cuenta de que ellos tenían razón.



Fuente:https://www.telam.com.ar/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Cerrar