32.7 C
San Juan
viernes, enero 15, 2021
Inicio Mundo La historia de un radical: trabajé con uno de los asaltantes del...

La historia de un radical: trabajé con uno de los asaltantes del Capitolio


Tardé en darme cuenta de que sus intereses no eran periodísticos, ni siquiera ideológicos, sino estéticos, emocionados por las imágenes del poder puro. En la tradición de los propagandistas autoritarios, le asombraban los edificios neoclásicos, las armas y, más tarde, las multitudes de Donald Trump. Y, después de que lo despedimos por plagio en 2014, pasó a liderar la sección de contenido del ala juvenil de Trump, Turning Point USA, y presenta un programa en Newsmax. La semana pasada, animó los intentos de revocar las elecciones (aunque se retractó cuando comenzó la violencia y luego culpó a los izquierdistas por eso). También está vendiendo sus habilidades en la “narración política viral” en la que trabajamos juntos en BuzzFeed a una generación de nuevas figuras de derecha, como la representante Lauren Boebert, quien ha llamado la atención por jurar que lleva su pistola al Congreso. (Ni Gionet ni Johnson respondieron a las consultas por correo electrónico).

Mientras refinábamos la nueva práctica de las redes sociales en BuzzFeed, tardamos en darnos cuenta de que la extrema derecha nos observaba de cerca y finalmente nos imitaba. Jonah Peretti, quien fundó The Huffington Post y BuzzFeed, se sorprendió cuando Steve Bannon, quien dirigía Breitbart, le recordó a un escritor que había tomado prestadas tácticas de Peretti para su estrategia en el periodo previo a las elecciones de 2016. Bannon me dijo antes de esas elecciones, en una entrevista en la Trump Tower, que estaba sorprendido de que no hubiéramos convertido a BuzzFeed en un bastión de apoyo para Bernie Sanders, como Breitbart lo hizo con Trump. Notó, quizá de manera correcta, que el tráfico de un medio de propaganda a favor de Sanders habría excedido enormemente lo que obtuvimos por nuestra cobertura justa de las primarias demócratas.

“Algunas de las cosas innovadoras que hicimos desde el principio, en la comprensión de las redes sociales y los medios digitales, han sido tomadas por los grupos de extrema derecha, los grupos racistas, los grupos MAGA”, me dijo mi exjefe, Peretti, durante una entrevista la semana pasada. No obstante, Peretti, un eterno optimista, señaló que algunos de los mismos mecanismos sociales que Gionet aprovechó también fueron cruciales para los movimientos sociales progresistas de los últimos años, desde Black Lives Matter hasta #MeToo. “La historia no ha terminado y hay una oportunidad de luchar por un buen internet”, comentó. (Nota: no doy cobertura a BuzzFeed extensamente en esta columna, más allá de apoyarme en lo que aprendí durante mi tiempo allí, y The New York Times ha exigido que no lo haga hasta que me deshaga de mis opciones de compra de acciones en la empresa).

Ya estoy escuchando lo que parecen ser dos explicaciones que compiten entre sí por lo que pasó en Washington la semana pasada: que la multitud abrumadoramente blanca, a veces abiertamente racista, encarnaba la vieja y profunda maldad estadounidense; o que las redes sociales transformaron las identidades vacías de algunos estadounidenses para convertirlas en algo radical.

Sin embargo, la historia de Gionet muestra cómo esas explicaciones no entran en conflicto. Un hombre que sus colegas consideraban vacío y sin rumbo convirtió su identidad en una especie de espejo de ese viejo mal estadounidense, y se ha convertido en lo que muchos estadounidenses le dijeron que querían que fuera.

En un momento de la transmisión en vivo de Gionet durante el asedio al Capitolio, una voz invisible fuera de cámara advierte que Trump “se molestaría mucho” con las payasadas de los alborotadores.

“No, estará contento”, respondió Gionet. “Estamos luchando por Trump”.

Ben Smith es el columnista de medios. Se unió al Times en 2020, después de ocho años como editor jefe fundador de BuzzFeed News. Antes de eso, cubrió política para Politico, The New York Daily News, The New York Observer y The New York Sun. Correo electrónico: [email protected] @benyt



Fuente:nytimes.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Cerrar