La sanjuanina que fue brutalmente asesinada hace un año y medio atrás en Chubut, Periódico San Juan

La sanjuanina que fue brutalmente asesinada hace un año y medio atrás en ChubutLa sanjuanina que fue brutalmente asesinada hace un año y medio atrás en Chubut, Periódico San Juan

Luego de que se conociera que una mujer que sería oriunda de San Juan fue estrangulada y asesinada por su novio en Chubut, resulta inevitable recordar la brutal ejecución que sufrió la policía sanjuanina Cintia Soledad Guevara Orellano (37) en manos de su marido, en Trelew hace un año y medio atrás.

El caso que sucedió en julio de 2018 generó conmoción en esa provincia del sur no sólo porque la violencia de género se cobraba una nueva víctima sino también por el fatal desenlace que tuvo, pues el autor del crimen se quitó la vida, del mismo modo en que ocurrió el femicidio de Trinidad en diciembre de 2019.

La sanjuanina que fue brutalmente asesinada hace un año y medio atrás en Chubut, Periódico San Juan
Cintia Soledad Guevara Orellano (37), masacrada en su casa de Trelew

Guevara Orellano cumplía funciones como policía en la Fuerza de Seguridad chubutense y fue su propia arma reglamentaria 9mm manipulada por su esposo -identificado como Daniel Rey- la que le quitó la vida. El remisero de 41 años le disparó en la cabeza tras una fuerte discusión con ella. Desde el entorno de la sanjuanina, aseguraron que Cintia había sido violentada en varias oportunidades y acosada por los celos del hombre que finalmente acabó con su vida.

Un hijo pequeño quedó sin madre y por ello la familia de la joven, radicada en San Juan, viajó de inmediato a la Patagonia. Afortunadamente, al momento del dramático episodio que puso fin a dos vidas, el niño que quedó huérfano se encontraba en la casa de su padre y ex pareja de la mujer fallecida.

Este miércoles, en esa misma provincia, Inés Elizabeth Gallardo de 37 años -quien tendría vínculos en el territorio sanjuanino- fue asesinada por su novio. El mismo hombre que quedó detenido, Ruben Isaac Cuevas, confesó: “Se me fue la mano”. El cadáver tenía signos en el cuello, compatibles con la muerte por asfixia mecánica.

Fuente: https://www.tiempodesanjuan.com