31.1 C
San Juan
sábado, enero 23, 2021
Inicio Mundo Los líderes demócratas presionan para activar el mecanismo que permite la destitución...

Los líderes demócratas presionan para activar el mecanismo que permite la destitución inmediata de Trump

Donald Trump no debe permanecer un día más de lo necesario en el Despacho Oval. Así de contundente han sido la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría en el Senado, el demócrata Chuck Schumer. Describiendo a Donald Trump como una persona “muy peligrosa”, ambos líderes instaron al vicepresidente, Mike Pence, y al Gabinete de Trump a invocar la Enmienda 25ª de la Constitución, que fue ratificada en 1967 tras el asesinato de John F. Kennedy como un procedimiento para sustituir a un mandatario “que no es capaz de llevar a cabo sus poderes y deberes” en la Casa Blanca.

“Es una emergencia”, dijo la demócrata de mayor rango en el Congreso y tercera autoridad del Estado, un día después de que los partidarios del presidente asaltaran el Capitolio azuzados por el mandatario, atrincherado en la Casa Blanca. Pelosi fue inequívoca al calificar la insurrección de “intento de golpe de Estado”. Schumer ya había declarado con anterioridad que “la forma más rápida y efectiva -que puede llevarse a cabo hoy mismo- de sacar al presidente del poder sería que el vicepresidente invocara con efecto inmediato la Enmienda 25ª”. “Si el vicepresidente y el Gabinete se niegan a dar ese paso, el Congreso debería de reunirse de nuevo [ahora está en receso] y poner en marcha el impeachment [juicio político] contra el presidente”, aseveró Schumer.

La petición llega después de la la barbarie acaecida en el Capitolio de la nación el miércoles, que ha llevado a la conclusión a destacados demócratas de que Trump es demasiado peligroso para seguir al frente del país hasta el próximo día 20, cuando Joe Biden jurará su cargo como nuevo presidente de Estados Unidos. Biden, de momento, guarda silencio respecto a tal procedimiento.

La iniciativa no era nueva. Miembros del Comité Judicial de la Cámara de Representantes mandaron una carta en la larga noche del miércoles a Pence en la que aseguraban que había quedado patente que Trump “no estaba en su sano juicio y era incapaz de procesar y aceptar los resultados de las elecciones de 2020”. “La disposición de Trump para incitar a la violencia y la agitación social para revertir el desenlace electoral es un claro ejemplo de ello”.

A pesar de que la enmienda 25ª nunca ha sido usada bajo esa circunstancia —se redactó para casos en los que un presidente no pudiera cumplir con sus funciones por muerte o enfermedad—, los expertos citados por los medios estadounidenses consideran que sería el camino más rápido y realista para sacar de la Casa Blanca a Trump antes del próximo día 20 en lugar de plantear un nuevo impeachment.

¿Cómo se aplicaría esta enmienda? Para que Pence y una mayoría del Gabinete republicano puedan declarar que Trump no es apto para gobernar tienen que enviar una carta al Congreso informando sobre su decisión. En ese momento, Pence asumiría la presidencia del país. Pero, y este es un gran pero, la enmienda también otorga a Trump el poder de recurrir por escrito la decisión ante el Congreso, lo que demostraría su capacidad física para gobernar y le devolvería de inmediato sus poderes. En ese caso, Pence y el Gabinete al completo tienen cuatro días para rebatir los argumentos del presidente y desautorizarle. Según The Washington Post, no está claro quién ocuparía el poder en esos cuatro y largos días.

Si Pence y el Gabinete no logran apartar así a Trump de la presidencia, es cuando entra en juego el Congreso. Una vez recibido el recurso del vicepresidente, el Capitolio tiene 48 horas para decidir si destituye al mandatario. A partir de ahí los legisladores tienen 21 días para tomar una decisión.

Un factor decisivo es que la decisión de Pence de apartar a Trump de la presidencia debe de ser aprobada por una mayoría de dos tercios en ambas Cámaras del Congreso, lo que no parece posible debido al gran número de representantes republicanos que votaron en la madrugada del jueves apoyar las objeciones de Trump a los resultados de los votos del colegio electoral.

Otro posible escenario es que los líderes de la Cámara y el Senado posterguen intencionadamente ese voto, parando el reloj que cuenta las horas hasta el día 20 y dejando así a Pence en el poder hasta que se lo pueda traspasar a Biden el día de la inauguración. Durante todo ese tiempo, el vicepresidente Mike Pence, exgobernador y antiguo congresista por Indiana, sería el presidente de Estados Unidos.

El republicano que planta cara a Trump

A la iniciativa demócrata para invocar la 25ª Enmienda solo se sumó ayer un republicano. “Es hora de invocar la Enmienda 25 y poner fin a esta pesadilla”, declaraba el congresista Adam Kinzinger, representante por Illinois, convirtiéndose así en el primer republicano en pedir la revocación del mandatario. “El presidente no es apto para el cargo y el presidente no está bien, declaró con dureza.

“He estado en combate y esto es combate político”, aseguraba el republicano de 42 años que recordaba que Trump mantiene el control de los códigos nucleares que harían estallar la geopolítica mundial en manos de un loco. Adam Kinzinger, veterano de la Fuerza Aérea, era el primero en abandonar la parálisis de sus colegas de partido. “Necesito ser capaz de mirarme cada mañana en el espejo. No necesito este trabajo”, declaró Kinzinger, a pesar de los rumores de que aspira al cargo de gobernador por su Estado. “Es hora de mirar hacia adelante, he estado aquí diez años, pero hacer lo correcto es lo que trae paz a tu vida”, concluyó.

Suscríbase aquí a la newsletter sobre las elecciones en Estados Unidos



Fuente:elpais.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Cerrar