Salud promociona el desarrollo infantil en la población en sus primeros mil días de vida

Los ministerios de Salud y de Desarrollo Humano trabajan en forma conjunta en el proyecto de los Centros de Desarrollo Infantil.

Los Centros de Desarrollo Infantil (CDI) pertenecen a la Dirección de la Niñez del Ministerio de Desarrollo Humano. Actualmente en San Juan funcionan 44, distribuidos a lo largo de toda la provincia, que reciben diariamente desde sus primeros 45 días hasta los 3 años, alrededor de 35- 40 niños por CDI. Los mismos se encuentran acompañados por maestras jardineras y auxiliares.

En el marco de este proyecto, se trabaja de manera conjunta con el Ministerio de Salud y dentro de ese trabajo interministerial se realizó una reunión de capacitación sobre la iniciativa Mis Primeros 1000 días en San Juan, que estuvo dirigido al personal de los Centros de Desarrollo Infantil. Esta instancia forma parte de una secuencia de actividades que se desarrollarán con dichos centros, que implicará talleres con los cuidadores y los niños de los CDI, coordinados por la Dirección de Materno Infancia. También se trabaja con intervenciones de salud mental tendientes al fortalecimiento de contextos comunitarios favorables al desarrollo integral.

2019-10-04 SALUD: Mil Días Articulación CDI

Los objetivos del presente proyecto persiguen instalar en la comunidad el cuidado infantil y la promoción del desarrollo como temáticas de interés y responsabilidad de todos. Además, favorecer la articulación interinstitucional e intersectorial para la promoción del desarrollo integral.

El trabajo de promoción, prevención y asistencia solo es posible si se realiza en red, con todos los sectores que intervienen en la primera infancia (salud, educación, acción social, justicia, comunidad, recreación, etc.), dada la complejidad de los procesos que intervienen en este momento de la vida. No hay lugares hegemónicos y cada intervención requiere de la intersectorialidad y de la interdisciplina.

2019-10-04 SALUD: Mil Días Articulación CDI

Todos los niños deberían poder quedar incluidos dentro de esta mirada preventiva sobre el desarrollo para no dejarlos por fuera de una oportunidad que les permita organizar mejor su futuro. No mirar, no escuchar, no intervenir frente al sufrimiento precoz implica un modo de exclusión y es responsabilidad de todos los actores comunitarios públicos o privados que esto ocurra o no. Esto supone asumir una perspectiva comunitaria de la salud como marco de intervención.

Fuente: https://sisanjuan.gob.ar