Sin escrúpulos: llaman a abuelo sanjuanino, le dicen que su hijo se accidentó y le sacan $40 mil, Periódico San Juan

Sin escrúpulos: llaman a abuelo sanjuanino, le dicen que su hijo se accidentó y le sacan $40 milSin escrúpulos: llaman a abuelo sanjuanino, le dicen que su hijo se accidentó y le sacan $40 mil, Periódico San Juan

Estafadores hicieron otra vez el “cuento del tío” y embaucaron a un abuelo viudo de 79 años de Chimbas, a quien en cuestión de minutos le sustrajeron 40 mil pesos. Le llamaron por teléfono con el verso de que su hijo acababa de tener un accidente y, a través de mentiras sobre un tema tan delicado como la salud de su hijo, le hicieron caer en la trampa para sacarle su dinero.

El engañado es un ex comerciante de nombre Marcelo Rodríguez, que es padre de un comisario que está a cargo de una seccional de Rivadavia. El mismo damnificado contó que este martes, alrededor de las 13, recibió el llamado a su celular de un número sin identificación. Recién llegaba a su casa en avenida Benavidez en Chimbas.

Le habló un hombre que le aseguró que su hijo acababa de tener un accidente. Después escuchó la voz de otra persona que dijo: “Hola, papá…Me he quebrado entero las piernas y los brazos”, según contó Rodríguez. De inmediato, él dio por hecho que se trataba de su hijo Pedro y se asustó. Ese sujeto que decía ser su hijo le relató que había tenido un accidente en su auto, que había chocado con el hijo de un intendente, que estaba internado en el Hospital Rawson y que lo iban a trasladar a un sanatorio. Que por eso necesitaba que mandara dinero. “Si tenés plata, dale a este hombre”, oyó el abuelo.

También escuchó que le habló otro desconocido que se presentó como el médico, quien le dijo que necesitaba trasladar urgente a su hijo una clínica para intervenirlo. Además, le exigió: “no deje de hablarle a su hijo para que no se duerna y no se muera…” Esto último para se mantuviera conectado al celular y no hablara con otra persona.

“No me dejaron pensar. Y lo primero que pensé que era cierto, me puso nervioso y me asusté. No me iba a poner a dudar con la salud de mi hijo. Me pedían 35.000 pesos. Pero ahí me dijeron que consiga 5.000 más para que lo atiendan mejor. Era para el ingreso a la clínica, me dijeron. Yo le dije que me iba al hospital, pero me respondieron que me quedara tranquilo”, relató Marcelo Rodríguez. La cuestión es que desde el otro lado del aparato, le pidieron la dirección de su casa y le anunciaron que en minutos más se presentaría el “gerente” de la clínica a buscar el dinero. A todo eso, el supuesto “hijo” le seguía hablando para distraerlo.

No pasó mucho tiempo que dos sujetos en motos llamaron a la puerta de la casa de Rodríguez. Uno de los hombres se levantó el casco y se presentó como el gerente, mientras que le dijo: “venimos a retirar el dinero”. El hombre mayor también vio un auto que se paró a la par, parece que eran los cómplices. Él entregó los 40.000 pesos que reunió. En ese instante, los sujetos desaparecieron.

A todo eso ya había cortado. No pasó mucho hasta recibió el llamado de su hija, entonces le contó que lo habían llamado porque su hermano tuvo un accidente y necesitaba dinero. “Mi hija me dice: `no, papá. Recién acabo de hablar con él. Estaba bien…’ Ahí me di cuenta que todo eran macanas. Me dio mucha bronca ¿pero qué iba a hacer?”, expresó el abuelo. Más tarde realizó la denuncia en la sección Defraudaciones y Estafas de la Central de Policía.

Fuente: https://www.tiempodesanjuan.com